El sugar baby tiene preferencia por el sadismo